Chat

Blog

Con actitud ya somos grandes

Con actitud ya somos grandes

La ACTITUD positiva según la Escuela Superior de Desarrollo y Actualización Profesional (ESDAP) de la Universidad Galileo significa; elegir, pensar de forma constructiva, objetiva y sana. Según Winston Churchill:

[no_blockquote text=”La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia. -Winston Churchill” text_color=”” title_tag=”h5″ width=”” line_height=”” background_color=”” border_color=”” show_quote_icon=”yes” quote_icon_color=”” quote_icon_size=””]

Ambas definiciones son muy válidas y, aunque no sea tan técnica, personalmente me gusta más esta última.

Cuando nos enfrentamos a un problema podemos afrontarlo de dos maneras; con la ACTITUD de resolverlo o con la de abandonar y rendirnos. La segunda opción, probablemente sería la más cómoda aunque es posible que el resultado no sea el que deseamos.

Los cambios suelen generar incertidumbre, solemos estar expectantes y con miedo a lo que pueda ocurrir. Si ese cambio lo abordamos con la idea de que puede ser una oportunidad para mejorar,  avanzar y  aprender, es que la ACTITUD con la que lo afrontamos es positiva, en cambio, con una ACTITUD negativa lo veremos como un problema.

Para obtener resultados positivos: Buscaremos opciones ⇨ Elegiremos una de esas opciones ⇨ Obtendremos un resultado, si el resultado no es válido volveremos a elegir otra opción hasta conseguir un resultado que sea válido.

Lo resumo en el siguiente gráfico:

En este mundo tan cambiante que avanza a una velocidad vertiginosa, no podemos quedarnos en frases como: “es que siempre lo he hecho así…” o “a mí me ha funcionado hasta ahora, para que lo voy a cambiar” ya que probablemente nos quedemos rezagados o incluso que “muramos”.

Yo que soy una gran fan de Juego de Tronos, me encanta la frase  “o ganas o mueres” y me voy a permitir transformarla en “o cambias o mueres”.

Tenemos que ser proactivos, no esperar a que pasen las cosas para reaccionar, seguro así, conseguiremos mejores resultados, incluso situaciones desagradables no pasarían si nos anticipamos a que ocurran. ¿Por qué nos resignamos? Si queremos que las cosas cambien tenemos que hacer que cambien y ¿cómo lo hacemos? haciendo cosas diferentes o haciéndolas  de forma diferente. Si pensamos “¿Y por qué lo tengo que cambiar yo?”,  esta es la ACTITUD que no nos hará avanzar.

Adaptarse a los cambios es la base para poder avanzar, de nada nos sirve estar pensando que era mejor lo que teníamos porque eso ya forma parte del pasado: “el ahora ya es pasado”.

Pensar en positivo, ser constructivo, buscar soluciones, no rendirnos, colaborar son opciones que afortunadamente podemos elegir y que marcan tener una ACTITUD positiva.

La ACTITUD positiva la podemos llevar todo el día “puesta”, seguro que seremos más felices y haremos más felices a quienes nos rodean.

Cuando vemos a personas que se pasan el día sonriendo, podemos llegar a pensar que no tienen problemas (“si tuviese mis problemas seguro que no sonreiría tanto”), pero, muchas veces, sólo es un conjunto de cosas que manifiestan tener una ACTITUD positiva.

[no_blockquote text=”Una persona feliz no tiene determinado conjunto de circunstancias, sino un conjunto de actitudes. -Hug Downs” text_color=”” title_tag=”h5″ width=”” line_height=”” background_color=”” border_color=”” show_quote_icon=”yes” quote_icon_color=”” quote_icon_size=””]

Incluyo la siguiente parábola que refleja el por qué no hay que rendirse nunca  ante las adversidades, que sólo con ACTITUD se pueden conseguir incluso cosas que parecen imposibles a priori:

Parábola de los dos ratones

“Dos ratones cayeron dentro de un jarro que estaba lleno de leche. 

Al ser el borde del jarro demasiado alto, quedaron atrapados en el recipiente y no les quedaba otra opción que nadar frenéticamente para evitar que se hundieran. Llevaban nadando más de dos horas cuando uno de los dos perdió toda esperanza y abandonó la lucha. Dejó de nadar y se ahogó. 

El otro ratón estaba también muy cansado, pero decidió seguir luchando hasta el límite de sus fuerzas. Nadó y nadó sin descanso. Cuando ya no le quedaba fuerza alguna, de repente la leche se convirtió en mantequilla y el ratoncillo, apoyándose sobre esta materia más sólida, pudo saltar por encima del borde y escapó.”

Hace poco, en una charla con ‘Jóvenes Empresarios’, un compañero de trabajo al que admiro mucho y al que nunca me canso de escuchar, manifestó que un empresario a la hora de contratar a alguien para un puesto de trabajo debería valorar la ACTITUD por encima del CV, ya que las aptitudes o conocimientos de las funciones se pueden aprender, mientras que la ACTITUD o se tiene o no se tiene y, si se tiene, todo lo demás vendrá solo. Eso mi hizo reflexionar y recordar una charla que vi de Victor Küppers y que se las comparto aquí:


Si todos tenemos una ACTITUD positiva, actuamos de forma proactiva y a eso le sumamos el trabajo en equipo y el compañerismo seremos un equipo invencible.

 

 

Teresa Pestana

Post anteriores por Teresa Pestana (ver todos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.